¿Que entendemos por modelo centrado en la persona y porque es importante?

Afortunadamente, el concepto de persona dependiente ha cambiado favorablemente a lo largo de la historia y, en este momento, este grupo está destinado a desempeñar el papel más uniforme posible en la sociedad.

Aunque la definición de personas dependientes puede variar de un país a otro, para el proyecto IntegraCare usaremos la referencia de la ley española de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia. Según él, definimos a este colectivo como toda persona que, por causas derivadas de la edad, enfermedad o discapacidad, y que sufra una falta o pérdida de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, necesite el apoyo de otras personas o ayudas importantes para lrealizar actividades básicas de la vida diaria o, en el caso de personas con discapacidad intelectual o enfermedad mental, otros apoyos para su autonomía personal.

La Organización Mundial de la Salud pidió un cambio de paradigma en la forma en que se financian, manejan y prestan los servicios de salud en su «Estrategia mundial sobre servicios de salud integrados centrados en el ser humano 2016-2026». Para abordar algunos de los desafíos más urgentes a los que se enfrentan los sistemas de salud en todo el mundo, como el envejecimiento de la población, la urbanización y la globalización de estilos de vida poco saludables, se ha requerido la implementación de un enfoque de atención centrada en la persona a nivel internacional. La propagación de enfermedades no transmisibles, enfermedades mentales y lesiones; el acceso inadecuado a los sistemas de salud; y falta de responsabilidad por parte de los proveedores de servicios con oportunidades mínimas para brindar un tratamiento de calidad que corresponda a las necesidades y preferencias de sus clientes.

En este contexto, la promoción de la autonomía personal se relaciona directamente con la inclusión de la persona dependiente (incluyendo todos los ámbitos de la vida) y debe fomentarse con programas que mejoren la capacidad funcional (física, cognitiva, psicoafectiva y social) y con acciones que eliminen barreras. que dificultan la vida independiente. Hacer efectivo este sistema requiere crear las condiciones, servicios, etc., que puedan contribuir con un adecuado estímulo a la persona promotora de las iniciativas, el establecimiento de metas personales y la participación en las acciones para lograrlas, que ayuden a la persona a confiar en sí misma y valorar sus logros, y potenciar la autorregulación a lo largo de su vida activa.

(ES) La asistencia sociosanitaria para personas dependientes ha estado basada durante mucho tiempo en la definición de «necesidad» de estas personas. El centro de atención crítico en la persona se dirige a alcancar cambios en todos los aspectos de su calidad de vida y bienestar, manteniendo un absoluto respeto por su integridad y libertades, sus deseos y preferencias, y contando con su colaboración efectiva.

El concepto de atención integral centrada en la persona es un indicador de calidad y busca alcanzar los más altos niveles de inclusión de personas con diversidad funcional, reflejados en la promoción de la autonomía personal, promoción de la vida activa y saludable de las personas dependientes. Sin embargo, la realidad no suele basarse en estos enfoques, en gran parte porque cada profesional que atiende a la persona dependiente es un especialista en su campo (psicólogos, trabajadores sociales, fisioterapeutas, enfermeras, médicos, etc.) y trata de mejorar al usuario. la vida desde el punto de vista de esa zona. Siendo profesionales que trabajan en una misma organización, o profesionales que prestan su servicio a la persona dependiente desde organizaciones independientes, solo un enfoque integrado y centrado en la persona y una coordinación de actividades puede llevar a una inclusión real de estas personas en todos los ámbitos de la vida.

Los grupos destinatarios son:

  • Profesionales sanitarios / sociales y voluntarios: todas las personas que de forma profesional o voluntaria trabajan con personas dependientes (personas con discapacidad, personas mayores, enfermos graves, etc.)
  • Organizaciones sanitarias y sociales.
  • Formadores de profesionales de la salud y la asistencia social: estos formadores también serán usuarios directos del programa de formación.